Personalizar nuestros diseños

Si quieres que tus invitados se sientan especiales al recibir las invitaciones de boda no cabe duda que la mejor opción es realizarlas con algún tipo de mensaje o elemento personalizado. Mucha gente ve las invitaciones  como algo demasiado impersonal. Es algo que se da a todos los invitados y los mismos no se ven reflejados de manera alguna en ellas. Con un simple detalle de personalización podemos arreglarlo y darle un toque distintivo a las mismas.

Es cierto que cualquier personalización tiene bastante trabajo detrás, ya que las tarjetas se suelen producir de manera conjunta. Suelen ser todas iguales. Cualquier modificación suele aplicarse a todas y si queremos introducir un elemento personalizado, tendrá que ser de manera individual generalmente. Pero la verdad es que merece bastante la pena. Otra opción es realizar el mismo mensaje a varias invitaciones que compartan algún rasgo común. Por ejemplo, si vamos a invitar a todos los amigos de la infancia que iban con alguno de los novios al colegio, se puede añadir un pequeño mensaje en sus invitaciones relativo a alguna experiencia en concreto que pasara durante los años en los que se compartió colegio y una foto de la novia luciendo varios peinados de fiesta con todos ellos. Con este método nos quedamos a medio camino entre la total personalización y la total homogeneización.

¿Cómo hacer mensajes personalizados?

En cualquier mensaje de este tipo que queramos incluir en nuestras invitaciones la mejor opción es reflejar alguna experiencia o sentimiento que se ha experimentado con esa persona. Algo que haga sentir una complicidad especial entre algún o ambos miembros de la pareja y el invitado a la boda. Hay que evitar mensajes repetitivos ya que muchas veces los invitados van a querer comparar las invitaciones de boda con otros asistentes a la boda ya que al ser personalizadas, cada uno refleja algún aspecto diferenciador respecto al resto.

En los sobres de las invitaciones de boda también se pueden incluir mensajes personalizados.