Archivo de la categoría: Consejos

Recomendaciones para las invitaciones de boda

A pesar de que cada boda y cada pareja es un mundo, existen una serie de recomendaciones generales que se pueden aplicar a la mayoría de los casos:

– Lo más importante es tener en cuenta las particularidades del enlace. No es lo mismo preparar las invitaciones de unos príncipes al que va a asistir gente de alto standing y necesitan tener un carácter muy formal, que de un enlace que se va a realizar entre los amigos y familia más íntimo de una pareja más normal donde las invitaciones de boda pueden ser más cercanas.

– Incluir todos los datos que sean necesarios para los invitados como os señalábamos en este post. Es particularmente importante incluir un mapa orientativo de donde se va a realizar cada acto.

– Utilizar un tipo de letra que sea fácilmente legible y a la vez resulte elegante.

Cuidar la presentación al máximo

– Prestar atención a pequeños detalles aunque parezcan insignificantes, como el sobre.

¿Qué evitar en las invitaciones de boda?

Existen muchas prácticas a la hora de realizar los tarjetones de boda que deben evitarse entre las que se pueden destacar:

No incluir sobre. Es muy importante guardar las invitaciones en un sobre adecuado a las mismas.

Las invitaciones de boda deben incluir sobre

Una de las cosas más importantes de una invitación es su sobre

Elegir un tipo de letra que no se entienda bien. Es muy importante que cada invitado lea a la perfección cada dato de las invitaciones de boda. Tenemos que tener en cuenta que muchos invitados pueden tener problemas de visión (por edad, condiciones médicas u otros motivos) y hay que facilitarle al máximo la lectura de las mismas.

Elegir un material poco consistente. Las invitaciones de boda lucen mucho más en un soporte consistente. Hay que evitar elegir materiales tipo papel folio ya que no da la imagen de elegancia que requiere un evento de este tipo.

Os hemos dado una pequeña pincelada acerca de errores que no tenéis que cometer. Es importante también tener en cuenta que el sentido común tiene que guiar el diseño de nuestras invitaciones de boda y que tenemos que transmitir que se trata de un día muy especial a través de ellas.

Invitaciones de boda y regalo de novios

Últimamente es bastante común que los novios incluyan en sus invitaciones alguna referencia a lo que les gustaría que les regalasen. Muchas veces se opta por una tarjetita dentro del sobre en la que se pone algún tipo de mensaje acerca del regalo que quieren recibir y en algunos casos, incluso, se añade el número de cuenta de la pareja en el cual se pueden hacer los ingresos por parte de los invitados para financiar ese regalo ya sea viaje de novios u otras cosas. Otras, simplemente se especifica un número de cuenta dejando claro que lo que desean los novios es dinero.

Hay opiniones a favor y en contra de incluir tanto el regalo que quiere el futuro matrimonio como el número de cuenta para los posibles ingresos.

¿Incluir el número de cuenta en la invitación de boda?

No se recomienda incluir el número de cuenta en las invitaciones de boda. Lo ideal sería incluir simplemente los datos de contacto de los contrayentes para que en caso de duda, los invitados puedan consultar con ellos lo que les viene mejor. No es cortés ni de buen gusto especificar tan al detalle la forma del regalo. Normalmente, la gente que acude a una boda suele dar dinero a los novios y suelen pedir el número de cuenta para hacer los ingresos. Estamos ante una ocasión única en la vida de los novios y los regalos hay que dejarlos en segundo plano. No se debe condicionar a los asistentes en ningún sentido.

Tradiciones a evitar durante la boda

Otra de las cosas que no se debe hacer ya durante la boda es la famosa tradición de cortar la corbata al novio (o la liga a la novia) en pequeños trozos para luego ir pasando por cada una de las mesas durante el convite para recaudar dinero de los invitados. Supone dejar entre la espada y la pared a los invitados que se ven, de alguna manera, forzados a dar dinero a la pareja para no quedar en evidencia delante de familia y amigos.

Datos en las invitaciones de boda

Una de las preocupaciones más importantes a la hora de hacer las invitaciones de boda surge a la hora de elegir los datos que queremos poner en nuestra invitaciones. Algo muy común es fijarse en algunas que nos hayan dado o simplemente navegar por internet en busca de lo que es más común incluir en ellas. Existen algunos detalles que son obligatorios incluir en nuestros textos a la hora de hacerlas ya que, sin ellos, nuestros invitados necesitarán información adicional, lo que nos traerá algún que otro quebradero de cabeza, especialmente si el número de invitados es grande.

Temas obligatorios en las invitaciones

Lo básico que hay que incluir en prácticamente cualquier tipo de celebración se puede resumir fácilmente:

– Lugares de celebración y su ubicación con mapa lo más claro posible

– Fecha y horario de cada acontecimiento

– Nombre de cada uno de los novios con sus datos de contacto básicos (teléfono fijo, móvil y correo electrónico)

Otros datos a incluir en las invitaciones de boda

Existen además de los mencionados, otros datos que pueden ser o no recomendables incluir dependiendo de diversos factores. Es también casi obligatorio incluir la petición a los invitados de confirmar su asistencia al evento ya que es una manera de asegurarnos que ese mensaje está trasmitido y poder planificar el número de invitados correctamente. Como os comentábamos en el post introductorio está cada vez más de moda crear una página web relativa a la boda ya que hoy en día no es necesario tener conocimientos avanzados en informática para realizarla. Por supuesto, es necesario incluir la dirección de dicho sitio web en la invitación. Existen infinidad de detalles acerca del enlace que se pueden incluir y es decisión de los novios elegirlos adecuadamente. Algunas invitaciones de boda incluyen los nombres de los padres de los novios, fotos de los novios o dibujos graciosos, por ejemplo.

Cantidad de información en las invitaciones

Es importante no saturar a los invitados con demasiada información. Los textos tienen que poder ser leídos en aproximadamente un minuto. Tanto mucha como poca información puede hacer que no tengamos unas invitaciones que satisfagan.